Angola

23 03 2009

angola

 

 

          DATOS PRINCIPALES

   Nombre oficial: República de Angola

   Bandera:

angola

   Fecha de creación: 1975

   Capital: Luanda

   Población: 10’5 millones de habitantes.

   Composición de la población: ovimbundu 37%, kimbundu 25%, kongo 13%, otras 25%.

   Superficie: 1.246.700 Km2.

   Densidad: 8’5 habitantes por Km2.

   Lenguas: Portugues.

   Religión: cristianos (católicos y protestantes) 64 %,  cultos animistas 34%, otras 2%.

   Sistema de gobierno: República unitaria multipartidista con una cámara legislativa (Asambléa Nacional)

   Moneda: Nuevo Kwanza = 0’01450 euros.

 

          GEOGRAFÍA:

   Angola se encuentra a la orilla del oceano Atlántico en la mitad sur de Africa, haciendo frontera con la República Democrática del Congo por el norte, Zambia por el este, y Namibia por el sur. La mayor parte del país lo forma la amplia meseta de Bié, ocupada por vegetación herbácea, y que ocupa todo el centro del país, dejando una fina linea de planicie entre la meseta y la costa; El resto del país lo forman desiertos en el sur, y leves elevaciones montañosas en el centro y norte.

mapaangolaMapa de Angola

angolaearthAngola desde Google Earth

 

         HISTORIA

   El área ocupada por la presente Angola ha estado habitada desde tiempos prehistóricos, como demuestran los restos encontrados en Luanda y en el desierto del Namib. Los primeros asentamientos fueron los San, un pueblo cazador de estatura similar en estatura a los pigmeos, de piel clara.

A comienzos del siglo VI, un conjunto de pueblos más avanzados, que conocían por ejemplo la tecnología del metal, comenzó una de las más importantes migraciones de la historia. Se trataba de los pueblos bantú, provenientes del norte, probablemente de algún lugar en la presente República de Camerún. Cuando llegaron a lo que hoy es Angola, se encontraron con los San y otros pueblos considerablemente menos avanzados, y los dominaron con facilidad gracias a sus conocimientos de metalurgia, cerámica y agricultura. El establecimiento de los bantúes llevó varios siglos, y dio lugar a la formación de agrupaciones con distintos rasgos étnicos. La primera entidad política de la zona, conocida como el Reino del Congo, apareció alrededor del siglo XIII y se extendió desde Gabón en el norte hasta el río Cuanza en el sur, y desde el Océano Atlántico en el oeste hasta el río Cuango en el este. La riqueza de este reino provenía sobre todo de la agricultura. El poder estaba en manos de los mani, una aristocracia que ocupaba los puestos claves y que sólo respondía ante el todopoderoso Rey del Congo. La porción del reino administrada por cada mani recibía el nombre de “Mbanza”; Mbanza Congo, la capital, tenía una población de unas 50.000 personas en el siglo XVI.

   Portugal se estableció en el territorio en 1483 en el río Congo, donde existieron los estados del Kongo, Ndongo y Lunda. el estado del Kongo se extendía del actual Gabón en el norte hasta el río Kwanza en el sur. Portugal estableció en 1575 una colonia portuguesa en Luanda basada en la trata de esclavos. Los portugueses tomaron gradualmente el control de la franja costera a lo largo del siglo XVI a través de una serie de tratados y guerras, formaron la colonia de Angola.

Los holandeses ocuparon Luanda desde 1641-48, proporcionando apollo a los estados anti-portugueses. En 1648, Portugal retomó Luanda e inició un proceso de conquista militar de los estados de Kongo y Ndongo que terminó con la victoria portuguesa en 1671. El control administrativo total portugués del interior no ocurrió hasta comienzos del siglo XX. En 1951, la colonia fue reestilizada como una provincia de ultramar, llamada también África Occidental Portuguesa.

Cuando Portugal se rehusó al proceso de descolonización, surgieron tres movimientos de independencia: El Movimiento Popular para la Liberación de Angola (Movimento Popular de Libertação de Angola MPLA), con una base entre Kimbundu y la intelligentsia mestiza de Luanda, y lazos con partidos comunistas en Portugal y el Bloque Oriental; El Frente Nacional de Liberación de Angola (Frente Nacional de Libertação de Angola, FNLA), con una base étnica en la región Bakongo del norte y vínculos con el Gobierno de los Estados Unidos y el régimen de Mobutu Sese Seko en Zaire; y la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (União Nacional para a Independência Total de Angola, UNITA), liderado por Jonas Malheiro Savimbi con base étnica y regional en el corazón de Ovimbundu, en el centro del país. Después de una guerra de guerrillas independentista de 14 años, iniciada el 4 de febrero de 1961, Angola se hizo independiente en 1975. Los portugueses pasaron el poder a la MPLA, de inspiración marxista, la cual recibió el apoyo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Poco tiempo después, una guerra civil estalló entre la MPLA, UNITA y el FNLA; pero también tomarían parte Sudáfrica, que deseaba evitar la pérdida de Namibia, y SWAPO que deseaba conseguirla y había cambiado sus principales bases de operaciones a este país.

Los comienzos resultaron muy duros para el MPLA que fue hostigado por todos los demás grupos y los sudafricanos penetraron con su ejército unos 330 kilómetros tras la frontera llegando a tener la capital del país dentro del alcance de sus piezas de artillería. De esta forma Angola entraba en la Guerra de la frontera de Sudáfrica.

Pero presidente de Cuba Fidel Castro decidió enviar refuerzos al régimen de Luanda y puso en marcha la Operación Carlota. Gracias a la llegada de los efectivos cubanos el régimen de Neto pudo sobrevivir y tomar fuerza para permitir la llegada de más tropas isleñas, hasta un total de 50 000 hombres al año, incluyedo infantería tanquistas, radaristas, controladores aéreos, etc. más casi 1 000 carros de combate, incluidos los potentes T-62, y decenas de cazas, incluyendo los MiG-23 que terminarían controlando el cielo hacia el final del conflicto. En 1976, la FNLA decidió no continuar la lucha, dejando a la marxista MPLA, con el apoyo de Cuba y Etiopía, contra la UNITA y Sudáfrica, ambas respaldadas por Occidente.

En 1989 los combatientes estaban extenuados, la URSS comenzaba a presentar los síntomas económicos de lo que sería su futura disolución y Fidel Castro quería la paz. Tras la Batalla de Cuito Cuanavale, la más importante del África Subsahariana, que terminó en tablas, Castro decide penetrar en Namibia para castigar al ejército sudafricano que ya estaba negociando la paz. Finalmente Pretoria retiró sus tropas de Angola, celebró elecciones libres en Namibia y aceptó la pérdida del territorio.

 En 1991, ambos grupos acordaron convertir a Angola en un estado multipartidista, pero después de que José Eduardo dos Santos del MPLA ganara las elecciones presidenciales supervisadas, UNITA reclamó que hubo fraude y se volvieron las hostilidades. Un acuerdo de paz de 1994 (Protocolo de Lusaka) entre el gobierno y la UNITA proporcionado para la integración de ex insurgentes de la UNITA en el gobierno. Un gobierno de unidad nacional se instaló en 1997, pero las serias luchas continuaron en 1998, dejando a cientos de miles de personas sin hogar. El presidente José Eduardo dos Santos suspendió el funcionamiento regular de las instancias democráticas debido al conflicto.

El 22 de febrero de 2002, Jonás Savimbi, el líder de la UNITA, fue muerto a tiros y se alcanzó un cese al fuego entre las dos facciones. UNITA dejó su brazo armado y asumió el papel de partido de mayor oposición. Aunque la situación política del país parece estar normalizándose, el presidente dos Santos aún no ha permitido que se lleven a cabo procesos regulares democráticos. Entre los principales problemas de Angola están: una seria crisis humanitaria (resultado de la guerra prolongada), la abundancia de campos minados, y las acciones de los movimientos guerrilleros que luchan por la independencia del enclave norteño de Cabinda (Frente para a Libertação do Enclave de Cabinda), si bien las fuertes inversiones que ha realizado el gobierno actual en la provincia, así como el escaso apoyo de las autoridades congoleñas actuales hacia este grupo guerrillero (producto de la intervención angoleña en el Congo en su favor) han reducido bastante su actividad.

Angola, como muchas naciones subsaharianas, está sujeta a epidemias periódicas de enfermedades infecciosas. A partir de abril de 2005, Angola está en el medio de una epidemia del virus Marburg, el cual se está convirtiendo en la peor epidemia de fiebre hemorrágica registrada en la historia, con más de 237 muertes registradas de los 261 casos reportados, y se ha esparcido a 7 de las 18 provincias a partir del 19 de abril de 2005.

cubaSoldados cubanos en Angola durante la guerra contra Sudáfrica

 

          SITIOS DE ESPECIAL INTERÉS NATURAL:

chela

   Escarpa de Chela: Un escudo rocoso se enfrenta al desierto en esta muralla desnuda, que emerge de las tierras cálidas, al encuentro de las regiones frescas de las montañas. La gran escarpa de Chela se extiende a lo largo de 500 Km en paralelo a la costa atlántica, siendo el límite occidental de la meseta de Bié, es una cornisa cuártica con un grosor de 300 a 400 metros y unos 1.700 millones de años de antiguedad, que alcanza la máxima altitud a los 2.200 metros. Esta cornisa a sido un obstáculo constante para la colonización del centro del país, algo que han notado, tanto pueblos africanos, como portugueses y holandeses.

 

          NECESIDADES Y SUGERENCIAS PARA EL VIAJERO:

   Recomendaciones especiales: Angola es un país poco seguro debido a los largos años de guerra civil y gobiernos poco estables, tanto el sistema judicial como el poder policial está sustentado en una estructura basada en los sobornos y las influencias, y el país a sufrido un largo bloquéo diplomático por parte de la comunidad internacional, así que se recomienda fervientemente seguir las siguientes recomendaciones al pie de la letra.

   Antes de emprender un viaje a Angola, hay que tener en cuenta el alto coste y la dificultad de encontrar un billete de avión y hotel. Por todo ello, conviene preparar el viaje con la debida anticipación. Se recuerda que todas las compañías aéreas angoleñas han sido incluidas en la lista de compañías que tienen prohibido el acceso al espacio aéreo de la UE.

   Una de las principales consecuencias de la guerra es el mal estado de la red viaria, a excepción de ciertos tramos que unen Luanda con algunas capitales de provincia. Si se afronta algún viaje por carretera, es recomendable hacerlo con un vehículo 4×4 bien equipado puesto que no existen gasolineras o áreas de servicio suficientes fuera de Luanda o de las capitales de provincia. Es imprescindible conocer la ruta y consultar si es una vía abierta a la circulación debido a las minas y cuáles son sus condiciones de seguridad. Es recomendable ir provisto de un teléfono satélite al no existir cobertura fuera de los núcleos urbanos.

   No existen compañías de viajeros interprovinciales que cumplan con estándares internacionales. No es aconsejable la utilización de los servicios ofrecidos por conductores informales.

   El principal medio de transporte interprovincial es el aéreo. Operan compañías privadas (Sonair, Air26, Gemini, etc.) y la compañía pública TAAG, a precios más asequibles pero con un nivel de calidad y seguridad peor.

   El tráfico en Luanda es complicado, con continuos embotellamientos. Las calles están en mal estado. El respeto al código de circulación es escaso y son frecuentes los accidentes debido a la falta de mantenimiento del parque móvil, al mal estado de las vías y a la embriaguez de algunos conductores. Hay que tener en cuenta el peligro que representan  el elevado número de personas y de vendedores ambulantes que cruzan o andan por las calzadas, con el consiguiente riesgo para su integridad y la de los conductores.

   Para fotografiar momumentos históricos o edificios estatales, es necesario obtener autorización previa del Ministerio de Interior o de la Comandancia General de la Policía Nacional. Se recomienda seguir dicho régimen de autorización previa, a riesgo de ser detenido o de sufrir confiscaciones de la cámara.

   Las relaciones entre personas del mismo sexo no están tipificadas como delito en el Código Penal angoleño. El único artículo susceptible de ser aplicado es el 390 (“ultraje público ao pudor”) que prevé penas de prisión de hasta 6 meses. No consta que se haya aplicado para este tipo de supuestos.

   La vida es bastante cara. Desde los billetes de avión hasta la cesta de alimentos, los precios duplican o triplican los españoles. Asimismo, la vivienda es muy cara. Aparte de los hoteles, es difícil encontrar habitaciones, apartamentos o casas para alquilar en buen estado y equipadas. Los cortes de agua y de luz son frecuentes.

   Documentos necesarios: El pasaporte, que ha de tener una validez de, al menos, seis meses. El viajero debe ir siempre debidamente documentado. Se recomienda que las personas que se desplacen por un tiempo superior a una semana se registren en la Sección Consular de la Embajada de España en Luanda. Se aconseja solicitar en la Embajada la compulsa del pasaporte. El pasaporte deberá dejarse en lugar seguro siendo la compulsa suficiente para acreditar la identidad ante las autoridades. Por caducidad del pasaporte, la multa en moneda local (Kwanzas) será equivalente a 130 euros aprox.

   El certificado internacional de vacunación es obligatorio.

   Será necesario un visado para entrar en el país, el visado se solicita en la Embajada de Angola en Madrid. Es aconsejable pedirlo con antelación dado que los requisitos exigidos pueden demorar su concesión. Los visados se expiden por un periodo de 30 días. El “visado de turismo” puede renovarse por un periodo similiar ante las autoridades de Migración y Fronteras. El “visado ordinario” puede ser prorrogado dos veces. El viajero debe asegurarse de que, al menos, dos páginas de su pasaporte permanecen en blanco  para los sellos de posibles renovaciones de visados.  Las personas que sobrepasen el tiempo autorizado por el visado son multadas y pueden ser arrestadas. La superación del plazo de validez del visado conlleva multa en moneda local (Kwanzas) equivalente a 195 euros, aprox. 

   La entrada ilegal en el país acarréa la expulsión.

   Salud:

En general la condiciones sanitarias son deficientes. Hay riesgo de malaria y de otras enfermedades tropicales. Además de la obligatoriedad de vacunarse contra la fiebre amarilla, es recomendable realizar la profilaxis de la malaria y vacunarse de hepatitis, tétanos, tifoidea, polio y meningitis C. La mejor opción es acudir a los servicios de sanidad exterior en España donde se facilitan dichas vacunas y se obtiene asesoramiento.

   Se recomienda consumir agua embotellada o filtrada. Además, es preferible extremar el cuidado con el consumo de alimentos, sobre todo, verduras que han de desinfectarse previamente. 

  Dada la presencia de casos constatados de virus ébola en zonas fronterizas de la RDC, se desaconsejan los viajes a las zonas fronterizas con la RDC en la provincia de Lunda-Norte. Así mismo el gobierno reconoce la existencia de dos epidemias: sarampión y poliomelitis. El síndrome de Marbourg y el cólera rebrotaron hace un par de años en la capital. Actualmente sus tasas de prevalencia son muy bajas en el caso del cólera y nulas en el caso del Marbourg.

   Durante los últimos meses se ha detectado una epidemia de rabia en algunas ciudades de Angola, especialmente en la capital. Se recomienda tomar las precauciones necesarias y acudir inmedientamente al hospital en caso de riesgo.

   El sistema de salud pública es precario, situación que se agudiza en  las provincias. No obstante, en Luanda existen centros que ofrecen atención sanitaria razonable a precios muy elevados y previo pago en metálico.

   Por todo ello, es recomendable que el viajero vaya provisto de un seguro de viaje y accidentes que incluya la evacuación aérea.

   Seguridad: Tras el fin de la guerra no hay zonas especialmente peligrosas. No obstante, se recomienda extremar las precauciones en el desplazamiento a la región de las Lundas. La pacificación ha llegado al enclave de Cabinda tras la firma de un memorando para la paz en agosto de 2006. Sin embargo, si se viaja al enclave, se aconseja no abandonar su capital.

   En términos generales, los desplazamientos interiores son seguros. El principal riesgo son el alto número de minas anti-persona sin desactivar o sin identificar. Dadas las malas condiciones de las carreteras, es preferible no viajar de noche.

      En la capital conviene aumentar las precauciones, sobre todo en el centro y en ciertos barrios periféricos donde la inseguridad es elevada. En los desplazamientos en Luanda es aconsejable evitar áreas marginales. Inexplicablemente, coincidiendo con la época navideña, el número de asaltos y robos aumenta considerablemente.

   Las penas por uso y consumo de estupefacientes y suubstancias psicotrópicas son de 3 meses a 1 año de prisión (artículo 23, Lei 3/99 sobre “O Tráfico e Consumo de Estupefacientes, Substancias Psicotrópicas e Percusores”). En caso de tráfico de drogas, las penas van de 8 a 12 años de prisión mayor. A ello hay que sumar las correspondientes multas y la posibilidad de expulsión del país.

   El incumplimiento de las leyes locales puede acarrear la expulsión del país. Asimismo, los procesos judiciales resultan difíciles de afrontar debido a la inseguridad jurídica y un inadecuado funcionamiento del sistema judicial. A ello se suma un sistema penitenciario en el que las condiciones son deficientes.

   Por tráfico de seres humanos las penas de prisión son de 2 a 8 años (art. 113, Lei 2/07 sobre “O Regime Jurídico dos Estrangreiros na República de Angola”), así que no lo hagáis.

 

   Comunicaciones:

   Existe la telefonía móvil (Unitel, Movicel) que ha crecido rápidamente en los últimos años. No obstante, la cobertura es poco potente y se limita a la capital y a algunas provincias del país.

   Prefijo del país: 244

   Luanda: 222

   Policía : 113
   Unidad Central de Policía : 222 33 23 01
   Ambulancias : 116
   Bomberos : 115
   Unidad operativa central : 222 32 32 33
   Información: 19102 

   La Embajada de España en Luanda cuenta con los teléfonos de las clínicas privadas en la capital y provincias, así como los teléfonos de la policía en las distintas provincias.

   Diplomacia:

   Embajada angoleña en España:

   C/ Ramón de la Cruz, 1-3º MADRID-28001
 Tels.: 91/435.61.66 y 91/435.64.30
 FAX : 91/577.90.10

   Representación española en Angola:

Cancillería:  Av. 4 de Fevereiro, 95, 1.º, Salas 9 a 12.-Luanda. Apartado Postal: 3061.
     

       Teléfonos: (244) 222 39 11 87 y 222 39 11 66. Teléfono emergencia consular: (244) 912 52 17 93 

      Fax: (244) 222 33 28 84.
      Web: www.mae.es/embajadas/luanda/es/home
      E-mail: emb.luanda@maec.es

   
Oficina Comercial:  Rua Jaime Cortesão, 16 Maianga.-Luanda.
      Teléfonos: (244) 222 35 02 27, 222 35 19 38 y 222 35 01 21.
      Fax: (244) 222 35 01 42.
      E-mail: luanda@mcx.es
   
   Oficina Técnica de Cooperación AECI:  Rua Presidente Marien N´guabi nº 118 aptos. 601 y 602 (Ex Antonio Barroso-Predio Sueco)
      Teléfonos: (244) 222 35 55 40 y 222 35 67 47
      Fax: (244) 222 35 28 74
      E-mail: otc.angola@globaltelesat.org
Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: